Vamos a fabricar sonrisas

sonrie“Una sonrisa cuesta menos que la electricidad pero da la misma cantidad de luz” Abbé Pierre

La sonrisa, verdadera y franca,  es la herramienta principal de los signos no verbales, de aquellos que no se dicen con la palabra sino con los gestos o actitud. ¡Qué diferencia! cuando vemos a una persona risueña a cuando vemos a otra enfadada.

Por naturaleza, soy muy risueña, me encanta sonreír y además disfrutó de ello. Recuerdo hace muchos años, algo que me dijo un vendedor que, después de más de 20 años, no se me ha olvidado. Recuerdo que salía de la Universidad y entré a comprarme una palmera de chocolate para merendar. Cuando le pedí mi merienda, me comentó el amable vendedor, “seguro que tienes una gran noticia, por esa sonrisa que llevas en la cara” y yo muy sorprendida le dije que no había nada especial y lo que ahora recuerdo  fueron sus palabras “entonces siempre eres así”.  Jamás lo había pensado pero ¡qué bien se vive desde la sonrisa!

Proponer una sonrisa alimenta la confianza. Nos ayuda a superar las pesadez de algunas situaciones, nos volvemos más agradables. Recuerdo una persona que se sentía desubicada en el trabajo. En nuestras sesiones trabajamos su sonrisa y su actitud hacia los demás. Como compromiso se llevó sonreír a los compañeros de trabajo, al principio recuerdo que me contó que no le salía y que lo tenía que provocar. Os resumo su evolución, un día me dijo “me han sonreído” otro “me he ido a comer con una compañera de trabajo” y al final del proceso, toda entusiasmada, compartió una frase que le había dedicado una compañera “eres un mirlo blanco”. Con este testimonio quiero compartir que si sonreímos todo se hace más fácil desde nosotros y hacia los demás.

Si sonreímos tenemos mayor accesibilidad y facilidad para que las cosas ocurran.

Como trabajo tuyo personal, dibuja una estrella y escribe en cada punta una acción que te produzca una sonrisa, después la realizas para complacerte y sentirte bien.

SONRÍE POR DENTRO Y POR FUERA.

 

Comentarios

  1. Yo recuerdo que me quedó una frase de un trabajo que hice junto con un grupo en campamentos de verano, tendría unos siete años y decía algo así: Deja sonrisas a tu paso porque nunca sabes cuanto las pueden estar necesitando los demás. Nunca se me ha olvidado pero es que además te ayudan a sentirte mejor contigo misma, a generar buen rollo. Y no cuestan nada!!!

    1. Qué buen aprendizaje nos has dado “deja sonrisas a tu paso porque nunca sabes cuanto las pueden estar necesitando los demás”. Siempre aportando grandes frases. Gracias Mar, amiga y escritora

Dejar un comentario

dieciseis − 7 =

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.